Todas las empresas del mundo persiguen tener la credibilidad necesaria para poder captar consumidores, aumentar su cuota de mercado y fidelizar a los clientes con sus productos y servicios.

Cuesta muchos años de buen hacer y de trabajo muy duro llegar a conseguir un poco de credibilidad, y que tus propios clientes confíen plenamente en ti y tus trabajadores. Básico es, por supuesto,  ofrecer productos o servicios de calidad elevada, y a un precio competitivo.

Como digo hacen falta muchos años para fidelizar a tus clientes. Y el sueño de toda empresa es que se le  considere un referente de confianza, credibilidad, fiabilidad… Es el sueño de toda empresa. A todos los niveles: local, regional, nacional o mundial.

Los consumidores confiamos tanto en este tipo de empresas, que cualquier producto nuevo que sacan al mercado los compramos porque pensamos que es de alta calidad y bueno para nosotros.

Por eso lo que ha ocurrido hace escasas semanas con VW no solo es una vergüenza. Va más allá. Han engañado y mentido, primero a sus clientes, después a las autoridades. Pero sobre todo ha logrado unos beneficios millonarios, nunca mejor dicho, vendiendo humo. Sí humo nocivo para los ciudadanos y para el planeta.

Y para mí este tema es más grave, porque indica que VW no es competitivo. No sabe crear ni fabricar coches de calidad.

Las palabras de Michael Horn, el jefe de Volkswagen en Estados Unidos, “La hemos cagado”. ¿La habéis cagado? No. Habéis mentido, engañado y estafado a millones de personas. Eso, amigo, no es una cagada. Eso es una estafa a gran escala, al estilo Madoff.

La frase de Horn, seguro que tenía una segunda parte “¿Cómo nos han pillado?”. Visto lo visto, estaría más preocupado de saber quién los había descubierto que de la cantidad de clientes estafados.

¿Y ahora quién va a recompensar a los millones de compradores de los productos VW? Seguramente cada cliente haya gastado mucho dinero en el mantenimiento de sus coches provocado por coches trucados para fallar y “arreglarlos” ellos en sus talleres.

Espero, iluso de mí, que metan a todos los dirigentes y altos cargos de VW en la cárcel, y se les embarguen todos sus bienes hasta que compensen económicamente a los millones de clientes de sus coches, y a los ciudadanos que nos hemos tragado sus malos humos.

La realidad siempre supera a la ficción. Esta es la Gran estafa de la historia del motor, donde los máximos dirigentes de la compañía decidieron engañar y estafar al mundo entero y, como ellos dirían: al medioambiente “¡que les den… por humo!”

Aaaadiós

Fotos externas: https://en.wikipedia.org/wiki/Volkswagen
Share.

About Author

La vida hay que verla desde el lado positivo y optimista, por eso siempre busco todas las oportunidades que nos ofrece nuestro día a día, ya que una persona con ganas e ilusión consigue sus metas en la vida. Soy una persona extrovertida, que disfruta viajando y conociendo nuevas culturas. Me encanta jugar al tenis, correr, hacer senderismo y he hecho 2 veces el Camino de Santiago en bicicleta de montaña.

Comments are closed.