La usamos para expresar que confiamos ciegamente en alguien

El origen lo encontramos en la ancestral costumbre o ritual de determinados pueblos de germánicos y nórdicos para declarar culpable o inocente a los acusados de determinados delitos.

Ante el tribunal, el acusado debía sujetar hierros candentes o introducir las manos en la lumbre o en una hoguera. Si la persona salía de la prueba indemne o con pocas quemaduras significaba que Dios la consideraba inocente y, por tanto, no tenía que recibir ningún castigo.

CONTINÚA LEYENDO

Share.

About Author

Blog de opinión donde cada loko da su visión personal sobre distintas temáticas.

Comments are closed.